Joel Balagué: “Que Peloton te trate con respeto y se interese por ti, quiere decir que estamos haciendo bien las cosas”

Joel Balagué: “Que Peloton te trate con respeto y se interese por ti, quiere decir que estamos haciendo bien las cosas”

Cuando Joel Balagué vio la oportunidad de montar un proyecto como el de Volava, poco se imaginaba que la pandemia que estaba por venir sería uno de sus grandes aliados. Desde ese 2017, año en que Balagué quiso comprarse una bici estática del gigante estadounidense Peloton y no pudo porque no vendían a Europa, decidió tirar adelante su propio proyecto: Volava. Ahora, tras unos años de intenso trabajo, aprendizaje y muchos sacrificios, el esfuerzo empieza a valer la pena. Peloton, la fuente principal de inspiración, se ha interesado por su proyecto y les ha reconocido el trabajo. En el último capítulo del podcast de Inside Sports Business, Raül Llimós vuelve a hablar con el fundador y CEO de Volava, Joel Balaguer, para analizar la evolución que han vivido este último año.

El emprendedor catalán explica que a día de hoy han roto el “cordón umbilical” que les unía con Peloton. “Cuando descubrí ese proyecto, me pareció una idea fantástica e intentamos traer una de sus bicicletas. Pero al final creamos la nuestra. Durante mucho tiempo hemos seguido sus pasos, pero hace un año decidimos hacer nuestro propio camino, sin basarnos en Peloton”. Lo hicieron aspectos como la tecnología, la amplitud de productos y la línea Smart, que es lo que más les diferencia por ser una versión más económica.

En este sentido, con la llegada de la pandemia fueron muy previsores, se adelantaron a lo que vendría con mucho stock y la jugada salió bien. Sin ir más lejos, en febrero cerraron una ronda de 2 millones con inversores para continuar creciendo en España y para empezar una expansión internacional en Europa. De entrada, en Alemania, un mercado dónde también está Peloton, y en los Países Bajos. Para hacernos una idea del crecimiento, han pasado de 200 usuarios a más de 3.000 usuarios y 1.500 suscriptores en un año. Las sesiones de entrenamiento llegan a las 10.000 al mes.

“Hasta que no descubres el contenido, no sabes si te va a gustar. Pero desde el momento que ofrecimos la oportunidad de tener Volava en todos los dispositivos, nos va mejor porque quita un miedo. A pesar de todo, cuando la gente descubre el contenido, en general gusta. Tenemos una tasa de renovación que ronda el 80%”, comenta Balagué.

Precisamente, el trabajo bien hecho también ha llegado a oídos de su gran referente y fuente de inspiración: Peloton. “En los últimos meses me han contactado directivos de primer nivel de la empresa y están muy interesados y abiertos. Fue una conversación sorprendente y se nota que Peloton también viene de un escenario start-up. Me comentaron que el dinero no sería un problema”.

Pero Balagué fue directo con ellos: “Me reconocieron que les gustaba Volava y que podía ser una opción muy interesante para expandirse. Pero yo les dije: vosotros sois la empresa que tiene todos los recursos del mundo. Yo os admiro, pero voy a ser muy celoso. No me mareéis. Si tienes claro algo y lo quieres, dilo y hazlo”.

Unas relaciones que se han mantenido cordiales y de las que Balagué está muy orgulloso, y no es para menos. “Que transatlánticos del nivel de Peloton te traten con respeto y te digan estas cosas, casi que me doy por satisfecho. Si luego va a más, fantástico. Pero esto quiere decir que estamos haciendo las cosas bien”, concluye.

¿Qué ofrece Volava?

Volava ofrece ejercicios de fitness a los usuarios en su propio hogar, con el que pueden participar en clases de entrenamiento en vivo que se están realizando en ese mismo momento, o unirse una vez ya empezada. Su propuesta de valor consiste en que el usuario tenga todo el contenido a su alcance con la suscripción y que pueda encontrar todas las necesidades de fitness dentro de la misma plataforma. 

La compañía se está convirtiendo en el Netflix del deporte; pagas una suscripción por hogar y por familia. Y es que han detectado durante este tiempo que es muy difícil que solo una persona use la suscripción. El promedio es de mínimo dos personas por suscripción.

Al principio, la compañía ofrecía una bicicleta estática con una pantalla para ver el instructor, que transmitía en directo desde un estudio. Además, los usuarios podían competir contra otros, de tal manera que se gamificaba el fitness. El principal problema era que esta pantalla consistía en una tablet que solo era usado para eso. Además, la bicicleta que ofrecían era la Volava Bike, muy potente, demasiado, y por lo tanto tenía un coste muy alto. Factores que suponían una barrera grande.

Por eso crearon la línea Smart, que consiste en una bicicleta que lleva los mismos módulos (mide la resistencia, los vatios…), pero que se comunica con tu móvil o tablet vía Bluetooth. Una opción que tiene un precio de 1000 euros inferiores a la Volava Bike, que cuesta 1700. Este factor hizo que, por una parte, los usuarios perdieran el miedo a compra, porque si no les gustaba, podían conectar igualmente el equipo con su móvil y consumir su propio producto audiovisual; y por otra, romper con la barrera económica.

En el capítulo 68 de Inside Sports Business producido por Sports&Life, hablamos del crecimiento de esta start-up, de sus conversaciones con el gigante Peloton y del salto internacional que están empezando a dar.  Lo puedes escuchar en formato podcast o verlo en nuestro canal de Youtube.

DE LA SUPERLIGA AL SUPERFAIL Franco Segarra: “Nunca te puedes cansar de innovar”
Your Comment

Leave a Reply Now

Your email address will not be published. Required fields are marked *