El Kawasaki Racing Team de Superbikes, al detalle

El Kawasaki Racing Team de Superbikes, al detalle

En el capítulo 60 de Inside Sports Business Raül Llimós habla con Biel Roda sobre el Kawasaki Racing Team. Conocemos cómo funciona por dentro un equipo de alta competición del Mundial de Superbikes.

Todo empezó porque el hermano de Biel, Guim Roda, era piloto de motos. Guim llegó a ser campeón de España y cuando dejó su carrera, los dos hermanos y su primo Alvar Garriga decidieron montar un equipo: el Team Provec.

Empezaron desde abajo, en el Campeonato de España, y fueron creciendo con trabajo y esfuerzo. Los buenos resultados no tardaron en llegar y en 2012 Kawasaki apostó fuerte por ellos. La marca japonesa les propuso formar el Kawasaki Racing Team que se ha convertido en un equipo de referencia en el Mundial de Superbikes después de ganar 7 de los últimos 9 campeonatos de pilotos con el británico Jonathan Rea al frente. 

¿Cómo es la relación económica con la marca?

Después de coger el relevo de un equipo inglés que no acababa de funcionar, se planteó una forma de trabajar en la cual todo el material de la moto viene de Japón. El presupuesto anual incluye la gestión del equipo, la logística, la estructura y el marketing. De esta forma, el equipo de Biel Roda actúa de intermediario, pero la responsabilidad económica viene de Japón.

¿Y el beneficio dónde está?

Se ingresa dinero de muchos patrocinadores, como es el caso de Monster Energy, Elf Total, Motocard y Showa, y un seguido de más de 20 patrocinadores pequeños. Pero la mayor parte del dinero se reinvierte para seguir mejorando.

Los bonos también son importantes. Es decir, por ganar y por hacer bien el trabajo, hay una serie de compensaciones tanto por parte de Kawasaki como de los patrocinadores. Por lo tanto, más victorias es sinónimo de más repercusión, y de más incentivos.

El escalado de los precios que se pide por patrocinio, ¿cómo funciona?

El budget anual del total del proyecto, aproximadamente, es de unos 9 o 10 millones de euros anuales. En patrocinio se consiguen algo más de 2-3 millones de euros.

En Kawasaki quieren que la moto sea estéticamente igual que la moto de serie, y por eso las limitaciones para encontrar patrocinadores son bastante altas. Es por eso que los patrocinadores lo que hacen es complementar el proyecto.

Gestionan también el equipo de Ana Carrasco, piloto de motos y campeona en la categoría Supersport 300.

Con Ana Carrasco llevan 3 años. Es un subproyecto, también muy importante para los hermanos Roda. Es de una categoría donde las motos son de serie, con lo cual la inversión técnica es mucho más pequeña. Es la única chica del mundo que gana, en igualdad de condiciones, a hombres. Pero su hecho diferencial no es que sea chica, es que ganó un mundial. Su triunfo generó mucho ruido mediático, y después de eso montaron una estructura para ella.

¿Cómo ha afectado la pandemia y como se prevé el 2021?

Ha sido un año muy complicado de gestionar. Tienen contratos muy grandes donde está todo contemplado, excepto que haya una pandemia. Pero las marcas como Monster, Elf o Motocard han seguido pagando estos contratos. Ellos, a cambio, han creado mucho contenido audiovisual online: videos, fotos, podcasts, juegos… algo que no estaban por contrato. Se han inventado mucho contenido para tener un retorno mediático y para que todo pudiera funcionar.

Biel Roda lo define como “un año complejo, con muchas reuniones, muchas horas y mucho dolor de cabeza”. Pero han tenido mucha suerte de que Dorna haya tirado el campeonato adelante tanto de Superbikes como de MotoGP, aunque sin público.

Para el 2021 puede que pospongan un poco las carreras, pero será un buen campeonato.

¿Se han planteado dar el salto algún día al mundial de MotoGP? ¿Por dónde pasa el futuro del equipo?

No se han planteado dar el salto al mundial de MotoGP por varios motivos.  El primero es por un motivo personal. En MotoGP hay 19 carreras, mientras que en Superbikes, 13. El coste humano familiar es muy elevado. El segundo es más a nivel de fabrica por parte de Kawasaki. Desde un punto de vista de ingeniería, comercial y de presupuesto, para la marca es más interesante invertir unos 10 millones de euros para exponer lo bien que van sus motos, que no gastarse unos 30 millones con el desarrollo de chasis, motores… que supone un coste muy elevado. En MotoGP hay aspectos de la moto que no se pueden aplicar a la calle. Para ganar carreras va muy bien, pero para explicarlo y venderlo, es otra cosa.

Desde Inside Sports Business seguiremos muy de cerca las actuaciones del Kawaski Racing Team y del equipo de Ana Carrasco, tanto en Superbikes como en Supersport 300 durante las competiciones que tendrán lugar este año 2021.

Book Your Stadium, experiencias más allá del terreno de juego El patrocinio deportivo y los cambios de tendencia derivados del covid-19
Your Comment

Leave a Reply Now

Your email address will not be published. Required fields are marked *