El talento Becky Hammon

El talento Becky Hammon
foto: @spurs

Tiene 43 años y su nombre figura desde hace días en los libros de historia. Se llama Becky Hammon. Es entrenadora de baloncesto profesional. Ejerce de asistente del mítico Gregg Popovich en los Spurs de San Antonio. “Pop, apuntó hacia mi y me dijo: ‘Tú, lo tienes”.

Era, y es, su ayudante, pero la expulsión del técnico en el duelo con los Lakers abrió una puerta que parecía prohibida para las mujeres en la NBA. De pronto, Hammon, que lleva ya más de seis años junto a Popovich, se transformó en la primera entrenadora que dirigía un partido de la Liga profesional norteamericana.

No debería ser noticia, pero lo fue. No debería serlo porque como luego precisó Popovich “es una cuestión de talento”. Y Hammon ya había demostrado que posee muchísimo en la dirección de equipos, al punto de que su nombre ha circulado entre diversas franquicias para transformarse en la primera que se siente como máxima responsable en un banquillo de la NBA. 

Primero fue jugadora, donde reunió un excelente palmarés, ahora es una respetada técnica, que tuvo los focos concentrados en su figura sin reparar en la larga formación que le había llevado a estar en tan privilegiado lugar.

Lleva desde el 2007 en San Antonio. Antes, en la cancha; luego en los banquillos. Y entre medio años y años de anónima preparación. En la ciudad tiene incluso un mural que refleja su “irreal” historia de trabajo y superación hasta colarse en un mundo que parecía utópico.

Su historia como jugadora le permitió entrar en la elite del baloncesto femenino, pero romper techos de cristal en la NBA le eleva a una dimensión distinta. “Llevo 13 años en San Antonio. Invertí mucho tiempo aquí y ellos invirtieron mucho tiempo en mí”, declaró tras su estreno.

Aunque, en realidad, como recalca Popovich, es algo natural. Nada forzado. Simplemente fluyó. “El scouting de los Lakers era suyo, así que tenía absoluto sentido que tomara mi lugar. Lo hemos hecho por décadas, no fue nada nuevo”, argumentó el primer entrenador de los Spurs.

“No contratamos a Becky para hacer historia. Se lo ganó, esta calificada, es maravillosa en lo que hace. La quería en mi staff por el trabajo que realiza. Y sucede que es una mujer, que básicamente debería ser irrelevante, pero no lo es en nuestro mundo”, afirmó Popovich.

Ese es el gran problema. Más de 70 años de larga e inexplicable espera sin ninguna mujer dirigiendo en la NBA. Pero entonces llegó el talento de Hammon.

Big Data Diego Armando Messi
Your Comment

Leave a Reply Now

Your email address will not be published. Required fields are marked *