‘Big Picture’, proyecto abortado

‘Big Picture’, proyecto abortado

De momento, se ha abortado. Pero el proyecto ‘Big Picture’, impulsado por Liverpool y Manchester United, dos clubs ingleses en manos americanas, está ahí. Sigue latente. Aunque haya quedado, de momento, aplazada la iniciativa de John W Henry, el multimillonario estadounidense que se hizo con el Liverpool en el 2010, y Joel Glazer, otro multimillonario americano de la familia Glazer, que compraron el United cinco años antes. En el 2005.

Era, y es, un proyecto para dinamitar las actuales estructura del fútbol inglés en una revolución similar a lo que supuso en 1992 la creación entonces de la Premier League. Y siempre con el mismo hombre detrás de cada transgresora idea.

Rick Parry, que fue el primer CEO de la Premier y luego director ejecutivo del Liverpool durante 12 años, es ahora el presidente de la ELF (English League Football), la organización que reúne a todos los clubs de segunda, tercera y cuarta división.

Había sido Parry quien tejió en silencio, junto a Liverpool y United, ese plan que buscaba dar más poder a los grandes equipos de la Premier, reduciendo de 20 a 18 equipos para la temporada 2022-23, además de suprimir la Copa de la Liga y la Community Shield.

En ese boceto, que fue destapado por el diario británico The Telegraph, también estaba incluido que la Premier se comprometiera a proporcionar el 25% de los ingresos que obtiene a los clubs que forman la EFL, además de impulsar un fondo de rescate de 250 millones de libras (276 millones de euros) para sostener a la industria tras la crisis pandémica que sufre.

Era, y es, en realidad, un plan para que los seis grandes de la Premier (Liverpool, United, Manchester City, Chelsea, Tottenham y Arsenal) asumieran más poder, junto a Everton, Southampton y West Ham, y concentraran, por lo tanto, más “riqueza”, según denunció Greg Clarke, el presidente de la federación inglesa (FA), en una carta abierta.

“Al final de la primavera, el objetivo principal de estas conversaciones pasó a ser la concentración de poder y riqueza en un puñado de clubes, bajo la amenaza de una nueva liga”, escribió Clarke a los miembros de la FA. Y por eso se desvinculó.

En esa misma dirección se posicionó Oliver Dowden, secretario de estado de Cultura y Deporte del Reino Unido, temiendo que el proyecto ‘Big Picture’ fuera una vía más que directa para que los grandes adquirieran más poder en un fútbol cada vez más débil, sacudido como está por el impacto del coronavirus.

Se conoció el plan el domingo. Y se abortó el miércoles, como también anunció ‘The Telegraph’, obligados Liverpool y United a renunciar a su ambiciosa idea, arrinconados por el resto de los clubs de la Premier y de la estructura del fútbol inglés.

Pero Parry no se rinde tan fácil, por mucho que la Premier anunciara que este “proyecto no será respaldado ni seguido” por los 20 equipos que la componen. Incluidos Liverpool y United, los impulsores.

Quizá sea un punto de partida para abordar, como sostiene la EFL, “el desequilibrio económico a largo plazo en toda la pirámide del fútbol y al mismo tiempo abordar la necesidad financiera a corto plazo creada como resultado del COVID-19”.

De momento, la Premier ha aprobado subvenciones y préstamos sin intereses por 50 millones de libras (55 millones de euros) a los clubs de la League One y League Two, además de inyectarles 27,2 millones de libras (30 millones de euros) que ya recibían en conceptos de pagos por solidaridad.

El ‘Big Picture’ de Parry, el hombre que cambió el fútbol inglés hace casi tres décadas, está archivado. Por ahora.

La burbuja de Lebron
Your Comment

Leave a Reply Now

Your email address will not be published. Required fields are marked *