El mercado ‘low cost’ del virus

El mercado ‘low cost’ del virus

Se acabó. Se acabó el mercado de fichajes. Y se acabó el fútbol donde el dinero fluía descontroladamente, con gestos de nuevos ricos en cada movimiento, ajeno a la realidad de cualquier industria deportiva. Pero llegó el virus y terminó, quizá para siempre, con tanta alegría.

Los circuitos por donde se movían alegremente millones de euros han quedado obstruidos por el coronavirus, que ha provocado una reducción, como ya anticipó la FIFA, de un 30%, en un mercado pospandémico dominado por el Chelsea, que ha invertido 247 millones de euros, seguido por el Manchester City, con 156, mientras el Barça, pese a su grave crisis económica, ocupa la tercera posición, con 124 millones. Juventus, con 110, y el Leeds de Bielsa, con 105, completa el cuadro de los cinco primeros.

Los cinco únicos equipos que han sobrepasado la cota de los 100 millones en inversión en fichajes. El Madrid, por ejemplo, ni aparece en esa relación porque no se gastado ni un solo euro. No, no es ninguna exageración. Es así. Ha recuperado el club blanco a dos jugadores cedidos (Odegaard y Lunin) y plantilla cerrada, liberando, eso sí, sueldos prepandemia, como el Bale, que se fue cedido al Tottenham, o James, al Everton.

El desplome ha sido brutal. Ha caído en más de un 65% con respecto a la temporada anterior. Hace un año, cuando no se conocía el virus, la Liga movió 1.301 millones de euros en el mercado de fichajes. Ahora, con la pandemia instalada en nuestras vidas, tan solo se han invertido 410 millones.

La crisis ya está aquí. Se vive el primer capítulo, que no último del mercado del virus, donde ha dominado, por encima de cualquier otro movimiento, regalar jugadores a otros clubs con el objetivo de aligerar las masas salariales y el intercambio como manera de sobrevivir.

Los directores deportivos no han tenido valor en el mercado porque han mandado los directores generales, necesitados de cuadrar balances para mitigar el impacto del coronavirus, que ha llenado de números rojos sus cuentas. El Barça, por ejemplo, ha anunciado un déficit de 97 millones de euros. Y, por vez primera en la última década, ha registrado pérdidas.

El virus ha hecho que la Liga española sufra una regresión tan estruendosa que ha vuelto a los niveles de hace ocho años, donde con 145 millones de euros en fichajes, se encuentra el peor registro de esta década. Es una pandemia global, es una crisis global.

Inglaterra es la única Liga capaz de gastar por encima de los 1.000 millones de euros. La Premier, sin embargo, también ha retornado a cifras de hace seis años con los 1.370 millones invertidos, según indica el portal especializado Transfermarkt.

Después, la emergente Serie A italiana, amparada en el beneficioso régimen fiscal, se instala en el segundo lugar con 746 millones, seguida, curiosamente, por la Liga francesa, con 433, relegando a España a tiempos de penuria y depresión, con 411, mientras la Bundesliga cierra, con 323, el retrato de la depresión.

Ha sido el mercado más largo. Se cerró ya en octubre. Y, a la vez, el más pobre. Ya no hay dinero. Ni en España, donde el Barça ha regalado a jugadores como Rakitic (Sevilla), Suárez (Atlético), Arturo Vidal (Inter) o en una operación desesperada, al límite del cierre nocturno del mercado, a Rafinha al Paris SG. Entre los cuatro ha recaudado cuatro millones y medio de euros, incluyendo los dos que ingresa el Benfica por la cesión de Todibo. Pero el ahorro de la ficha es el mayor tesoro para el club azulgrana.

No hay dinero en España. Ni en Francia donde el mismo PSG reclutó a tres jugadores el último día con la misma fórmula: coste cero. En Italia, más de lo mismo donde la Juventus ha anunciado pérdidas de casi 90 millones de euros. En Inglaterra, el United acaba el ejercicio con un déficit de 110.

Logró el Paris SG, que tiene unas pérdidas de 120 millones por el coronavirus, la cesión de Keane, procedente del Everton, Pereira (Oporto) y se hizo con el regalo de Rafinha. Solo la Premier ha resistido al tremendo impacto de la pandemia.

Será para siempre el mercado del coronavirus. Ese donde se frenó la locura del fútbol. Y, tal vez, para siempre. Los pequeños clubs nunca tuvieron demasiado dinero. Y los grandes, que hacían exhibiciones de opulencia, se han quedado ya con los bolsillos vacíos.

De los despreocupados récords del verano pasado a las duras estrecheces del otoño pandémico, que auguran tiempos sombríos en la economía del fútbol.

Se le pone el pomposo nombre de “mercado creativo”, que abre la puerta a los jóvenes de la cantera. Pero no es por convicción sino por pura necesidad. Es el virus quien ha impuesto su ley. Es el mercado ‘low cost’.

Premier (Inglaterra): De 1.550 millones (19-20) a 1.370 (20-21)

La Liga (España): De 1.370 a 411

Serie A (Italia): De 1.170 a 746

Bundesliga (Alemania): De 750 a 323

League 1 (Francia): De 670 a 433

En números rojos El poder de los estadios
Your Comment

Leave a Reply Now

Your email address will not be published. Required fields are marked *