#HeyJude

#HeyJude

A veces, el mercado esconde sorpresas. Incluso en tiempos tan duros de una pandemia global. Incluso cuando el mercado del fútbol vive una profunda recesión económica como consecuencia del coronavirus. Pero el Dortmund, un club especializado en apostar por el talento joven, ha roto con todo.

Ha pagado 29 millones de euros por un niño que estaba en el Birmingham City. Un niño, que juega de centrocampista. Que solo ha participado en 40 partidos en la Segunda División inglesa, firmando cuatro goles y repartiendo dos asistencias.

Un niño que se llama Jude Bellingham. Y es el más caro de su edad. Cumplió 17 años el pasado 29 de junio. Un prodigio que ha dinamitado el restrictivo y ralentizado mercado de fichajes en un verano donde nada es normal.

Lo quería el Manchester United, quien estaba dispuesto a recurrir la sabiduría de Álex Ferguson para cautivar a ese adolescente. Pero el Dortmund se adelantó. Eso, en realidad, ha dejado de ser noticia.

El club alemán, que presentó su nueva adquisición con el hastag #HeyJude, se ha distinguido por su astucia para reclutar talento joven que es, al mismo tiempo, una excelente vía de negocio. Un negocio siempre rentable.

Dembélé, Pulisic, Jadon Sancho y ahora Bellingham. ¿Es fútbol? Sí, por supuesto. ¿Es una inversión? Sí, por supuesto. A Dembélé lo compró del Rennes francés por 12 millones de euros. ¡Lo vendió al Barça por 105 millones más 40 en variables! Solo necesitó un año para multiplicar por 10 su apuesta inicial.

Transformado Dembélé en una de sus grandes operaciones, el Dortmund fue a por Sancho, por quien pagó ocho millones de euros al City, mientras Pulisic, ese niño con doble nacionalidad (americana y croata porque su abuelo nació allí), iba creciendo en silencio.

Fichó a Sancho, un extremo inglés de 17 años, para suplir la marcha de Dembélé al Camp Nou. Ahora la cotización de Sancho está en torno a los 100 millones de euros. Sería aún más en el mercado prepandemia.

Dembélé no fue una excepción porque en enero del 2019 vendió a Pulisic, un talento estadounidense, entonces con 20 años, al Chelsea por 64 millones de euros. Otro negocio redondo porque no había pagado nada para traerlo de Pensilvania cuando tenía 16 años.

foto: https://www.bundesliga.com/es/bundesliga

Ahora repite el movimiento con Bellingham, capaz incluso el conjunto alemán de arrebatárselo a la Premier, que ni siquiera ha podido convencerlo para que siga en las islas.

El Dortmund es mucho más que un club que sabe fichar bien a jóvenes. Se ha convertido ya en una marca de calidad. Y eso resulta más trascendente porque los futbolistas ven en el club el marco adecuado para impulsar sus carreras. “No estaría aquí sin este club y su apuesta por creer en los jóvenes”, dijo Pulisic al cerrarse su marcha al Chelsea.

“No puedo agradecer lo suficiente a Birmingham City por lo que hizo el club por mí, no solo esta temporada, sino desde que vine al club cuando tenía siete años”, ha explicado Bellingham, orgulloso de sus orígenes. Pero, al mismo tiempo, consciente de que se asoma al mejor escaparate que puede tener un adolescente.

“Ahora estoy realmente emocionado de unirme a uno de los clubes más grandes de Europa. Ver cómo el Borussia ayuda a los jugadores jóvenes a mejorar, hizo que la decisión fuera muy fácil para mí y para toda mi familia”, contó Jude, a quien, además, en un gesto también muy inusual le han retirado la camiseta (lucía el 22) con la que jugó con el Birmingham City.

Ese es el verdadero secreto. Que fue Jude quien eligió irse a Alemania para demostrar que puede ser el nuevo Steven Gerrard. Y ha escogido el talento inglés irse a Dortmund, un sello de valor y garantía, donde los jóvenes son cuidados y mimados. Y con toda la razón del mundo. No son una apuesta deportiva sino también un negocio impresionante.

La 'industria Messi' Dinero olímpico
Your Comment

Leave a Reply Now

Your email address will not be published. Required fields are marked *