Lebron James, ‘the businessman’

Lebron James, ‘the businessman’

No se juega aún a la NBA. Ni se sabe si la burbuja de Disney en Orlando (Florida) tendrá la capacidad sanitaria para albergar tan extraño final de la liga norteamericana de baloncesto provocado por la pandemia del coronavirus.

Una pandemia en la que Lebron James, dueño de tres anillos de la NBA, ha elevado su voz para convertirse en uno de los líderes más activos para combatir el racismo, al tiempo que ha profundizado en su activismo social.

Lebron ha creado la organización ‘More Than a Vote’ (más que voto) para fomentar una mayor participación afroamericana en las próximas elecciones presidenciales de Estados Unidos ya que la cifra de votantes de esa comunidad había descendido.

Cargado de ese poderoso y necesario compromiso social Lebron se siente, como él mismo ha dicho, “inspirado por personas como Muhammad Ali, Bill Russell, Kareen Abdul Jabbar“, que lideraron esos movimientos en tiempos todavía peores que los actuales.

Pero Lebron también sabe que la industria de la comunicación es esencial para difundir ese mensaje. Más allá por supuesto de su propia factoría, la cuenta de Twitter oficial @KingJames tiene 46,5 millones de seguidores, ha articulado una empresa, capaz de reunir 100 millones de dólares a través de diversos inversores que avalan económicamente su proyecto.

Inversores del calado de Serena Williams, la tenista, Tom Werner, presidente de los Boston Red Sox y del Liverpool, una de las mayores fortunas de EEUU, o del financiero Paul Watcher, que ya asesoró en su día a Bono, de U2, y Arnold Schwarzenegger.

El contenido para llegar por todas las vías posibles al aficionado / consumidor / cliente y, al mismo tiempo, como poderoso mensaje social. La compañía se llama SpringHill y reúne, en realidad, tres empresas que había diseñado Lebron junto a Maverick Carter, amigo de la infancia y el hombre que aporta la visión del negocio.

Las tres patas son Uninterrupted como elemento para empoderar a los deportistas, junto a SpringHill Entertainment, que produce documentales televisivos, y The Robot Company, una agencia de marca y, al mismo tiempo, de cultura.

Porque como sostienen en SpringHill hay diversas maneras de contar las historias. En las redes sociales, en películas, en documentales, en camisetas, en zapatillas… Y Lebron se proyecta social y económicamente, mientras sigue siendo uno de los mejores jugadores de la historia de la NBA.

Apellido climático Ligero descenso de los derechos de TV de la Bundesliga
Your Comment

Leave a Reply Now

Your email address will not be published. Required fields are marked *