El ‘síntoma Dimitrov’

El ‘síntoma Dimitrov’

El virus está ahí. No se ha ido. Y se desconoce cuando abandonará su terrible camino. El deporte ha vuelto a activarse, con el público en sus casas. Pero no todos siguen las necesarias recomendaciones sanitarias poniéndose no solo en peligro a sí mismo (el búlgaro Grigor Dimitrov es el último caso) sino al tenis que tanto aman. Y del que viven.

Hace ya más de tres meses que el silencio llena totalmente las pistas de tenis del planeta. Y ahora, tras ese largo parón en el que la industria ha ido poniendo en serias dificultades a los deportistas que están por debajo de los 100 primeros en el ránking de la ATP, llega el preocupante ‘síntoma Dimitrov‘. Un caso digno de estudio.

29 años. Tenista búlgaro, número 19 de la ATP (llegó incluso a ser tercero de tan privilegiada lista en el 2017), participó en una gira de exhibición organizada por Novak Djokovic, el número uno, donde desoyeron todos los consejos que no se pueden desoir. Por mucho que ‘Nole’ argumentara que cumplieron todos los protocolos sanitarios belgas.

No se respetó la distancia de seguridad, se jugó, participando en partidos de tenis junto a partidillos de fútbol y baloncesto sin olvidar fiesta nocturna. Obviando la mascarilla. O sea, vida normal cuando la vida hace tiempo que no es normal.

“Quiero comunicar y hacer saber a mis seguidores y amigos que obtuve un resultado positivo en Mónaco para Covid-19”, escribió Dimitrov en su cuenta de Instagram a la vuelta de esa extraña gira balcánica.

“Quiero asegurarme de que cualquier persona que haya estado en contacto conmigo durante estos últimos días sea examinada y tome las precauciones necesarias. Lamento mucho cualquier daño que pueda haber causado. Ahora estoy en casa y me estoy recuperando. Gracias por su apoyo y por favor manténgase seguro y saludable”, reclamó luego el tenista búlgaro.

Pero el daño ya estaba hecho. El virus se había instalado peligrosamente en su cuerpo, obligando a ser sometido a urgentes revisiones médicas a todo aquel que entró en contacto con Dimitrov en el ‘Adria Tour’. Un torneo cancelado de inmediato.

Primero, Dimitrov; luego, Borna Coric. En un mismo torneo, dos casos de positivos, disparando la alarma. El virus se ha vuelto a meter en el tenis cuando estaba a punto de reabrir sus puertas tras hacerse público el calendario de la ATP poscovid-19.

Y ahora es por irresponsabilidad de sus actores principales que ponen en riesgo que se active la industria, prevista para el próximo 14 de agosto con el ATP 500 de Washington y luego el Masters 1.000 de Cincinnati (22 de agosto), prólogo del US Open (31 de agosto), el primer Grand Slam después de la pandemia. La tierra parisina de Roland Garros queda desplazada hasta el 27 de septiembre.

Todo queda bajo sospecha si los tenistas no saben respetarse a sí mismo. Ni al tenis.

Ligero descenso de los derechos de TV de la Bundesliga Siempre en vuestro equipo
Your Comment

Leave a Reply Now

Your email address will not be published. Required fields are marked *