Fussball

Fussball

Es fútbol. Silencioso, pero fútbol. Aséptico, pero fútbol. Extraño, pero fútbol. ¿Nuevo fútbol? Sí y no. Sí porque el fútbol estuvo construido siempre como un punto de encuentro común para compartir emociones. Algo prohibido ahora por la pandemia del coronavirus. No es nuevo fútbol porque siguen estando 22 futbolistas en el campo.

Nuevo porque los jugadores llegan en situaciones físicamente delicadas tras dos meses de confinamiento. Nueve lesionados en los ocho primeros encuentros de la reinaugurada Bundesliga revelan esos problemas. Tres cayeron (ReynaTodibo y Thorgan Hazard, el hermano de Eden, la estrella del Madrid) en el Dortmund-Schalke 04.

Nada que sorprenda a médicos o preparadores físicos. Asumen el riesgo de visitar con más frecuencia la enfermería teniendo en cuenta la falta de preparación unido a un calendario condensado al máximo. Un cóctel que augura más lesiones y malas noticias.

Pero el viejo fútbol, aunque esté dominado por el silencio y el balón tenga que ser desinfectado, sigue atrayendo al público. Y en plena pandemia, más aún. La Bundesliga, como anuncia el diario italiano La Gazzetta dello Sport, recogió este pasado fin de semana una audiencia récord. Casi seis millones de personas se colocaron delante de la televisión para ver el nuevo / viejo deporte.

Se sabía en el centro del escenario. Y no solo de la industria, con todos los jugadores, como el propio Mbappé, estrella del PSG, pendientes de las pantallas. Estaba en el centro del mundo del deporte mundial. “Estoy muy orgulloso de la Bundesliga”, proclamó Javier Tebasel presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), quien sigue a distancia los pasos que ha ido trazando el fútbol alemán.

Primero, en el centro de Europa; ahora, en el sur. La Liga portuguesa planea reanudar las competiciones el próximo 4 de junio; la española, el 11 o 12 de junio. Todos buscan el camino dibujado por la Bundesliga, con un estricto plan sanitario para evitar el contagio del coronavirus.

No es lo que era. Cambian todos los parámetros: ocho partidos, cuatro victorias de los equipos visitantes, tres empates y solo una victoria local, la del Dortmund.

No es lo que era, pero algo es. “Es extraño sin los aficionados, pero es divertido volver a fútbol después de tanto tiempo”, cuenta İlkay Gündoğan, el jugador alemán, de origen turco, que milita en el Manchester City.

Si miran la foto que ilustra este artículo es el primer gol del fútbol post virus. Es el gol del Dortmund. Obra de Haaland, el joven prodigio noruego (19 años). Al fondo, un muro vacío.

Sí, es la Sudtribune en el fondo sur del campo del Borussia. Se le llama el ‘Muro amarillo’ donde casi 25.000 personas se amontonan en una grada que parece una pared vertical.

Es ahora el muro del silencio en un estadio sin alma. Y los compañeros ni se acercan a abrazar a Haaland. El fútbol real.

The Jordan rules Fragilidad
Your Comment

Leave a Reply Now

Your email address will not be published. Required fields are marked *