254 Street Avenue, Los Angeles, LA 2415 US.
Mon - Fri : 09:00 - 17:00

16-M

16-M

Alemania, en el centro. Una vez más. Todos mirando a la Bundesliga, el primer gran campeonato que ya ha puesto fecha para que silenciosamente el balón camine.

Será el sábado 16 de mayo. Y con un derbi del Ruhr: Borussia Dortmund-Schalke 04. A la misma hora (15.30) se jugarán otros cuatro encuentros: Leipzig-Friburgo, Hoffenheim-Hertha, Düsseldorf-Paderborn y Augsburg-Wolfsburg. Y el Frankfurt – Gladbach (18.30) para cerrar el día.

El poderoso mensaje que lanza el fútbol germano es que puede volver al campo en plena pandemia. Y, además, siguiendo un plan que se había marcado hace varias semanas, a pesar de los 10 positivos que se detectaron en los 1.724 exámenes del Covid-19 realizados a los jugadores de Primera y Segunda División alemana.

Sabe la Bundesliga que está en el centro del escenario mundial. Del fútbol. Y, por supuesto, de la industria del fútbol. «La gente nos estará observando desde otros países europeos. Es una enorme responsabilidad para nosotros, debemos ser plenamente conscientes», escribe Manuel Neuer, el capitán del Bayern Múnich, en una carta en el diario Frankfurter Allgemeine Zeitung.

Son pioneros. España, como se ha encargado de recordar Javier Tebas, el presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), Inglaterra e Italia dirigen su expectante mirada hacia el centro de Europa. 

«Somos particularmente responsables de decenas de miles de empleos en diversas industrias que viven con y a través del fútbol», ha explicado el portero alemán. «Y somos responsables de todos aquellos aficionados para quienes el fútbol es una gran parte de sus vidas», añade Neuer.

«Desde La Liga queremos felicitar a la Bundesliga por la decisión de su Gobierno de reiniciar la competición», ha asegurado el organismo que preside Tebas, recordando que «es una muy buena noticia para el fútbol europeo» el retorno a la nueva normalidad que permita reactivar de paso al fútbol español, que mueve el 1,37% del PIB, generando 185.00 empleos y con 4.100 millones de euros anuales en impuestos.

Si Alemania se mueve, el balón comenzará a rodar. A puerta cerrada, eso es obvio. En los Países Bajos, por ejemplo, temen que el público tarde un año en volver a los estadios.

«Partidos sin espectadores no es la solución ideal para nadie», admite Christian Seifert, director ejecutivo de la Bundesliga. «Pero está en juego la existencia de muchos clubs y es el único camino que queda para garantizarla», precisa el ejecutivo.

Todos «están a prueba», como recuerda Seifert tras confirmar que en la segunda serie de pruebas se han detectado dos positivos, esperando que la FIFA permita hacer cinco cambios en vez de tres.

«Ahora llevamos una camiseta diferente: la de modelos sociales», sostiene Neuer, con el mundo mirando angustiado al fútbol que se asoma.

¿Quién piensa en ellos? Balón con mascarilla
Your Comment

Leave a Reply Now

Your email address will not be published. Required fields are marked *