254 Street Avenue, Los Angeles, LA 2415 US.
Mon - Fri : 09:00 - 17:00

Gracias

Gracias

Hace ocho años nació esta idea. Hace ocho años. Pero antes tuvo que tomar forma en un libro de 360 páginas titulado ‘La jugada de mi vida’. No, no es el gol de Stamford Bridge ni tampoco el gol que guió a España al paraíso en Johannesburgo lo que retrata esa obra, que necesitó casi cuatro años para aparecer al mundo.

Es la jugada de su vida, la de un niño que nació y vivía en Fuentealbilla, un anónimo pueblo manchego, ahora ya sí puesto en el mapa del fútbol mundial. Pero entonces no. Por no tener no tenía ni equipo. Una pista polideportiva, de cemento, duro, frío, que dañaba las rodillas cuando te caías, dominada por un gigantesco árbol que ejercía (y ejerce aún) de guardián de los sueños infantiles.

Sin saberlo, tanto Andrés, como Mari, su madre, José Antonio, su padre, Maribel, su hermana, estaban construyendo y protagonizando una verdadera vida de película. Todos desfilando por los caminos más complejos tras esa oculta fachada donde todo parece fácil y sencillo. 

Una vida de miedos y angustias. Miedo a irse a Barcelona, aunque, al final, le dijo a José Antonio: «‘¿Papá, aún puedes llamar al Barça?´». Aún podía. Llamó y se fue para vivir todos la noche más angustiosa, separados por apenas 500 metros de distancia. 

Punto de partida de un viaje que todavía no ha terminado. De Fuentealbilla a Kobe. Acabado y publicado el libro, se activó el documental. El deseo de Andrés y la voluntad de Joel.

Motores ambos de un proyecto que nunca quedó dormido del todo. 18 meses de minucioso trabajo y más de 50 horas de grabación para reunir 86 minutos de documental. Andrés y Joel. Joel y Andrés siempre detrás de una vieja y, a la vez, moderna idea. Querían contar una historia de vida. No la historia de un jugador. 

Los demás (Oriol, Alex, Albert, Gerard, Marta, Pep, Laia, Jordi, Oscar, Xavi, Alex, Jordi, Itziar, Pau, Iñaki, David, Cristian, Jordi, Ramón, Víctor, Raül y Michel) estábamos acompañando tan maravilloso y singular viaje desde la pista de Fuentealbilla, ahora con césped artificial e idéntico enorme árbol, hasta la moderna ciudad de Kobe.

Un extraordinario viaje que nos ha llevado a recorrer todo el mundo con un espejo en la maleta para que 54 personas se sentaran generosamente a contar la vida de Andrés. Una vida que ni Andrés sabía.

Si teclean el nombre de Andrés Iniesta en Google, aparecen casi 10 millones de resultados en apenas 0.59 segundos. Pero no estaba todo ahí. Ni mucho menos. Ni estaba antes ni tan siquiera ahora, tras 18 meses de trabajo, estará dentro de esa película que se puede ver en Rakuten TV. Siempre hay algo nuevo por descubrir. 

Gracias Andrés.

Gracias, Anna.

Gracias, Mari.

Gracias, José Antonio.

Gracias Maribel.

Gracias, infinitas gracias… 

Trabajo en equipo Velocidades distintas
Your Comment

Leave a Reply Now

Your email address will not be published. Required fields are marked *