Creatividad

En plena pandemia, se impone la creatividad. Explorar nuevos caminos, desbrozar obstáculos que ni se habían intuido en este mundo que consumía todo al instante a una velocidad tan vertiginosa que la pausa y la paciencia eran vistas como cuerpos extraños y desagradables. Incluso nocivos.

Anda el deporte buscando soluciones creativas para que las competiciones, o sea el negocio, pueda reactivarse cuando el virus lo permita. Diseñando sedes únicas, Inglaterra e Italia han trabajado en ese boceto, para acoger a todos los equipos en una misma ciudad, tal si fuera un Mundial. Pero en este caso una Liga de Mundial. La NBA también camina en esa dirección. Pero no hay rumbo fijo.

Se impone, por lo tanto, la creatividad en un fútbol nuevo, post pandemia, que dejará a los clubs, incluso los grandes faros de la industria, sin liquidez por lo que quizá se tenga que volver al origen. Al intercambio de piezas Al trueque. Yo tengo este jugador. Pero no me vale. Te lo dejo. Y tú, a cambio, me das otro. Y la cesión.

Afectará, como es lógico, a la composición de las futuras plantillas. Todo será distinto. La tentación de mirar a la cantera será inevitable. Es lo más barato y lo más sencillo. Faltará saber si será simplemente un remedio casero en tiempos de penurias o una idea fiable que perdure.

No es, aunque se equipare, una crisis similar a la del 2008-09. Es mucho más, pero mucho más profunda. En el verano del 2009, el Madrid invertía 94 millones de euros en fichar a Cristiano Ronaldo cuando se salía de la crisis más grande tras la Segunda Guerra Mundial. No tuvo impacto entonces sobre el mercado de fichajes. Ahora, sí.

Resulta obligada la creatividad en todas las áreas de la industria, cambiándose el marco legal incluso como recomienda la FIFA ampliando la posibilidad de que los contratos de los jugadores vayan más allá del 30 de junio (es imposible acabar en esa fecha la temporada) y aumentando a 16 semanas la ventana de fichajes más extraña nunca vista.

Los futbolistas, entretanto, asumen los recortes salariales de los clubs (el Barça fue el primero en España; la Juventus en Italia, y ahora el Madrid), pero también trazan caminos nuevos de solidaridad como han hecho los capitanes de los 20 equipos de la Premier impulsando la creación de ‘Players Together’.

Es una fundación para ayudar al NHS (siglas del sistema nacional de salud del Reino Unido) y las 150 instituciones de caridad que acoge bajo su tutela para combatir la pandemia. Sigue sin existir acuerdo colectivo para que los futbolistas de la Premier se bajen un 30% su sueldo como se les pide, pero ellos han escogido reunirse juntos y dar el dinero a quien lo necesita ahora mismo.

Pertenece a los jugadores ingleses, alejados así de cualquier institución, club u organismo. Ideas nuevas para un mundo nuevo. El que vendrá. El que ya está aquí. Aunque esté confinado.

Con ruido y sin ruido La industria, en 'shock'
Your Comment

Leave a Reply Now

Your email address will not be published. Required fields are marked *