254 Street Avenue, Los Angeles, LA 2415 US.
Mon - Fri : 09:00 - 17:00

Y el Tour…

Queda el Tour. Y solo el Tour de Francia. Todo ha ido cayendo, pero la gran prueba del ciclismo mundial, el tercer espectáculo deportivo más seguido tras unos Juegos Olímpicos y un Mundial de fútbol, aún resiste.

Más de 3.000 millones de telespectadores repartidos en 190 países aprovechaban el verano para disfrutar del ciclismo transformado ahora en una poderosa industria del entretenimiento, que aún se mantiene en sus fechas iniciales (inicio el 27 de junio; final, 19 de julio), a pesar de la pandemia del coronavirus. De momento.

Todo es de momento en el mundo. Y en el deporte. Las Ligas nacionales de fútbol creyeron resistir ese virus, pero fueron claudicando, una tras otra, excepto la de Bielorrusia. En baloncesto, igual. Y en balonmano. Así, uno tras uno, incluido el ciclismo donde el Giro de Italia, que debía salir desde Hungría, también acató la terrible ley del Covid-19. 

La Eurocopa de fútbol fue el primer gran acontecimiento que se trasladó al 2021. Luego, los Juegos Olímpicos de Tokio trazaron idéntico camino aunque dentro de un año seguirán siendo la cita del 2020, marketing manda.

En tenis, Roland Garros se desplazó unilateralmente de mayo a septiembre generando más cisma en el tenis mundial. Wimbledon, previsor como había sido contratando desde hace un tiempo un seguro contra pandemias, ni pierde el tiempo en poner fecha para este año.

No se disputará Wimbledon, algo que solo había ocurrido debido a la Primera y Segunda Guerra Mundial. Y viaja, muy a su pesar, al 2021. Es el único de los cuatro Grand Slam que tenía esa póliza, que le mitigará el impacto del coronavirus ya que el All England Club suele generar 250 millones de libras de ingresos anualmente (unos 285 millones de euros).

Queda el Tour. Solo el Tour, una vuelta ciclista por Francia capaz de reunir casi 12 millones de aficionados al borde de la carretera  (el 80% del país; el 20, extranjeros, según cifras oficiales del pasado año), con la capacidad económica que proporciona construir un negocio que mueve 150 millones de euros. Los derechos televisivos suponen el 60%, los patrocinadores y asuntos de marketing dejan el 25% y el 15% restante procede de lo que pagan las ciudades donde sale y acaba cada etapa.

Resiste el Tour, aunque si tiene algo claro. «No se hará sin público y, de cancelarse, será porque Francia vive en verano una situación catastrófica”. Ese es el mensaje que ha lanzado Christian Prudhomme, director del Tour, en una entrevista con el diario’La Montagne’.

El Tour, solo queda el Tour. ¿Hasta cuándo?

¿Y después, qué? #14. Fútbol en Youtube (y en Twitch)
Your Comment

Leave a Reply Now

Your email address will not be published. Required fields are marked *