Calendarios líquidos

La industria busca soluciones a un problema que nunca imaginó. Nadie creía que pasaría algo así. Nadie intuía la terrible y demoledora fuerza del coronavirus que ha detenido la vida y el deporte en el mundo. Se busca solución sin saber realmente todavía a lo que se enfrenta. Ni cuánto durará.

Por lo tanto, los calendarios, ya comprimidos en buscar de explotar al máximo la industria, han dejado de ser sólidos. Marcados estaban de inicio a fin hasta que se cruzó el maldito Covid-19. Ahora será líquido. No habrá fronteras de meses. La única frontera la fija el virus.

Todo cambia a cada hora, a cada segundo, mientras las grandes organizaciones deportivas (FIFA, UEFA, NBA, Fórmula 1, motos, tenis…) siguen enganchadas a las pantallas de sus ordenadores para ajustar un calendario que sigue confinado.

Lo importante no se limita a saber cuándo volverá el deporte (nadie lo sabe) ni cómo (a puerta cerrada, casi seguro) sino cómo. Regresará para iniciar la reconstrucción, obligado, eso sí, a terminar las temporadas. Sea como sea. 

Acabar el curso aunque sea más allá de junio ya no es utópico. Es una necesidad. Terminar las Ligas nacionales, sostiene la UEFA, y concluir la Champions y Europa League, en una idea que también defienden los ejecutivos de la NBA.

Los contratos, aquellos que acaban el 30 de junio, también serán líquidos, siendo imprescindible su ampliación más allá de la fecha legal para poder continuar con la competición.

Los dos escenarios fijados por la UEFA pasan “por poder reanudar la competición a comienzos de junio”. Pero no depende ella. “Y el otro es que el balón pueda echar a rodar a finales del mismo mes o a principios de julio”. Tampoco depende de la UEFA.

¿En qué formato trabajan las instituciones? En el más rápido posible, aunque eso implique recurrir a modelos de partido único en las competiciones europeas o reducir los play-offs.

O ser creativos, como planean en Inglaterra, en reunir a todos los equipos de la Premier en una ciudad para disputar los partidos que quedan tipo Mundial.

Todo lo que sea para mitigar el tremendo impacto que sufre el deporte. El fútbol europeo, si no se acaba la temporada en julio, mayo, agosto…, dejaría de ingresar entre 7.000 millones y 7.500 millones. En España serían 700 millones.

Por eso, la FIFA planea su ‘Plan Marshall’. O es lo que mismo crear un bolsa de ayuda al fútbol mundial con 5.000 millones de euros de recursos (unos 2.400 procederían de la propia organización) para mitigar tan tremendo impacto.

Y el Tour... Hospitales en el césped
Your Comment

Leave a Reply Now

Your email address will not be published. Required fields are marked *