Hospitales en el césped

Maracaná era (y es) el templo del fútbol mundial. El viejo Maracaná. Y el nuevo Maracaná, aunque perdiera con tan ultramoderna renovación aquella estética inconfundible que permanece en la memoria de millones de aficionados. Testigo el viejo del Maracanazo de 1950 cuando Uruguay sumió a Brasil, el país do futebol, en una depresión que alcanzó a varias generaciones. Todavía no digerida.

Testigo el nuevo Maracaná de la frustración de Messi cuando aquel disparo se marchó rozando el palo y la Alemania de Götze besaba la Copa del Mundo. Aquel trofeo que Leo ni quiso ver cuando pasaba a su lado.

¡Qué importa ahora el fútbol! Ahora mismo, nada. Por eso, Maracaná se está preparando para lo verdaderamente trascendente. Se trabaja a diario para convertirlo en un hospital de campaña capaz de tener 900 camas que permitan combatir contra la pandemia. 

El estadio de Pacaembu de Sao Paulo, donde se suele disputar la final de la Copa Junior, ya está transformado en un hospital para 200 enfermos del coronavirus. En apenas siete días de apresurado y solidario trabajo se ha levantado sobre el césped esa necesaria clínica de urgencia.

El Madrid ya ha cedido el Santiago Bernabéu para transformarlo en un almacén de material sanitario. El Barça también ha ofrecido todas sus instalaciones (Camp Nou, Palau Blaugrana y Auditori) a la Generalitat de Catalunya.

No es generosidad. Es simplemente necesidad. El fútbol debe devolver al fútbol todo lo que ha recibido de la sociedad. Con la industria detenida no se sabe por cuánto tiempo, es el momento de dar lo que tienes. Y los estadios son valiosos como almacenes, hospitales o lo que necesiten las autoridades sanitarias de cualquier país.

En el estadio centenario de Montevideo, 28 personas que vivían en la calle y en situación de riesgo, a las que se les asegura cuatro comidas diarias y asistencia médica, fueron albergadas en las instalaciones que en su momento acogieron las concentraciones de las diferentes selecciones uruguayas. Watford, City… La lista de clubs se amplía a diario.

La lista de clubs y de deportes, claro. Las instalaciones que acogen anualmente el torneo de tenis del US Open en Nueva York, serán utilizadas para albergar 350 camas de hospital de manera temporal, al tiempo que las cocinas servirán para preparar paquetes de alimentos durante la pandemia.

Calendarios líquidos Palabra de Messi
Your Comment

Leave a Reply Now

Your email address will not be published. Required fields are marked *