254 Street Avenue, Los Angeles, LA 2415 US.
Mon - Fri : 09:00 - 17:00

Palabra de Messi

Juve y Barça. Dos vías para llegar a idéntica e inevitable solución: los jugadores tenían que bajarse el sueldo. Sí o sí. No hay otra opción. Juve y Barça. Dos opciones que retratan el nuevo fútbol que intenta levantarse sobre la ceniza que está provocando la pandemia del coronavirus. 

La Juventus eligió el acuerdo pacífico con los jugadores, que dejarán de cobrar desde marzo hasta junio, permitiendo así al club un ahorro de 90 millones de euros.

Pacífico, pactado, consensuado y comunicado de forma oficial. ¿Cómo? A través de un mensaje lanzado por los canales oficiales de la ‘Vechia Signora’, el primer gran club europeo de fútbol en anunciar esos recortes, siguiendo la senda trazada en su día por el Bayern Múnich. Pero no con la contundencia juventina. Ante el diálogo, discreto, alejado del ruido, vivido en Turín, el Barça simboliza el desacuerdo, alboroto, polémica y cruce de reproches.

Todo ha sido distinto en el Camp Nou. No hubo pacto entre la directiva de Bartomeu ni la plantilla capitaneada por Messi. Con o sin acuerdo, la junta iba a ejecutar el erte (expediente de regulación temporal de empresa).

«Ha llegado el momento de anunciar que, al margen de la rebaja de un 70% de nuestro sueldo durante el Estado de Alarma, vamos a hacer unas aportaciones para que los empleados del club puedan cobrar el 100% de su sueldo mientras dure esta situación» (Messi)

Pero Leo, acostumbrado ya a convertir su canal de Instagram en una poderosa y universal factoría de contenidos, no solo se convirtió en el portavoz del vestuario aceptando el 70% del recorte que le proponía la junta sino que fue un paso más allá.

Habló antes Messi que el propio Barça. Más y de manera más amplia. Seis párrafos contenía el comunicado del capitán; apenas tres el del club.

«Ha llegado el momento de anunciar que, al margen de la rebaja de un 70% de nuestro sueldo durante el Estado de Alarma, vamos a hacer unas aportaciones para que los empleados del club puedan cobrar el 100 % de su sueldo mientras dure esta situación», escribía Leo marcando, además, el ritmo comunicativo. Primero la plantilla; luego, el club. 

Los jugadores asumen la reducción del 70% y aportarán dinero para que el resto del personal no deportivo, que también está involucrado en el erte, no vea afectado su salario. Aunque no todos porque el propio Barça informaba que era «la mayoría de los del equipo de baloncesto» sin precisar que jugadores del equipo de Pesic se negaban a esa drástica medida. 

«Siempre hemos ayudado al club cuando se nos ha pedido. No deja de sorprendernos que desde dentro del club hubiera quien tratara de ponernos bajo la lupa e intentara sumarnos presión para hacer algo que nosotros siempre tuvimos claro que haríamos» (Messi)

Ni siquiera en tiempos de crisis global mundial sanitaria, que después será (está siendo ya) económica y, finalmente terminará con una de carácter social, existe margen para una solución amistosa.

No hay posibilidad de puntos de encuentro entre una directiva que debía manejar un presupuesto de 1.047 millones de euros con el grupo de jugadores que ha conquistado más títulos de la historia del club.

«Siempre hemos ayudado al club cuando se nos ha pedido. No deja de sorprendernos que desde dentro del club hubiera quien tratara de ponernos bajo la lupa e intentara sumarnos presión para hacer algo que nosotros siempre tuvimos claro que haríamos», apuntó Messi en otro mensaje cargado de crítica hacia la directiva.

No citó a Bartomeu. Tampoco hacía falta. Todos saben de quien y de qué habla el capitán, quien cuando aún no se habían llegado a las 100 horas de que el club anunciara el erte dejó escrita su palabra.

Por Instagram, claro. Como ya hizo cuando reprochó a Eric Abidal, el secretario técnico azulgrana, sus acusaciones a los jugadores en el relevo de Setién por Valverde.

Juve y Barça simbolizan, por vías opuestas, que el fútbol ha descubierto que no era tan inmune como creía al coronavirus. 

Hospitales en el césped Mil veces perdón
Your Comment

Leave a Reply Now

Your email address will not be published. Required fields are marked *