254 Street Avenue, Los Angeles, LA 2415 US.
Mon - Fri : 09:00 - 17:00

Casas llenas de esperanza

Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana

«Lo peor está por llegar». Esa frase corresponde a Pedro Sánchez, presidente del gobierno español, pero podría llevar la rúbrica de cualquier persona. Y pronunciada en cualquier lugar del planeta. El deporte, que forma parte de la vida, también se prepara para lo peor. Ya vive lo peor.

Pero siendo tan trascendente como es, el deporte es una poderosa plataforma del entretenimiento que mueve millones de emociones y una industria que genera miles de millones de euros y dólares, es lo menos trascendente que existe ahora mismo.
Se vive una «emergencia sanitaria» jamás vista antes. Se lucha contra un virus desconocido que ha llenado de pánico al mundo, llevando al confinamiento a millones de personas dejando las calles vacías.

Calles desérticas y casas, a la vez, llenas de esperanza. Nada será igual porque se vive una guerra nunca vista. Una guerra sin enemigo visible físicamente, aunque sigilosa y traicioneramente se cuela en el cuerpo de las personas hasta terminar con ellas.
Se vive, por lo tanto, en economía de guerra. Los clubs de fútbol, cuando pase todo esto, que acabará pasando, serán distintos; la caída de ingresos es ya inevitable, el mercado de fichajes también será inevitablemente distinto, tiempos de profundos ajustes y necesarias reinvenciones.

De fútbol, de baloncesto, de balonmano… Las motos, la Fórmula 1, los Juegos Olímpicos, aplazados ya virtualmente ganando tiempo en las cuatro próximas semanas para elegir nuevas fechas sin saber que ya nadie elige nada porque todo es decisión del virus. Pero ¿qué es el deporte ahora mismo? Primero la vida, luego…

JJOO, víctimas de la 3ª guerra #12. Coronacrisis
Your Comment

Leave a Reply Now

Your email address will not be published. Required fields are marked *